¿Qué es basura? ¿Es malo el reciclaje? Las 7 vidas de los aparatos

¿Qué es basura? ¿Algo que deja de funcionar? ¿O algo que es desechado por sus usuarios (aunque siga funcionando)? ¿Es bueno reciclar los componentes de los dispositivos electrónicos? ¿Cómo se está haciendo? Repasamos algunas comunicaciones al respecto en el IV Congreso de la Cibersociedad.

Este no es un proyecto sobre las tres “R” (reducción, reutilización y reciclaje). Buscamos cambios de uso. Ponemos el foco en nuestra capacidad para reinterpretar las cosas de otra forma en cualquier contexto.Pero entre los artefactos hackeados encontramos muchas cosas que habían salido del circuito de “cosas útiles” y que a través del hack vuelven a adquirir valor. Incluso en algunos casos, no en todos, la motivación para realizar el hack parte del propósito de reaprovechar esa cosa.

Por lo que la re-utilización y el reciclaje están muy relacionados con algunos de los casos que aquí estamos recopilando.

En el IV Congreso de la Cibersociedad hay un Grupo de Trabajo dedicado a la Gestión de residuos tecnológicos y todo un conjunto de comunicaciones que tratan sobre la basura tecnológica que merecen la pena ser leídas.

Hay una cuestión muy pertinente por la que me gustaría empezar que Flavia Fascendini y Tim Tang plantean en sus comunicaciones al congreso y que otras comunicaciones tocan en menor o mayor medida. La pregunta es…

¿Qué es basura?

¿Cuando consideramos que algo es un residuo? ¿Cuando deja de funcionar o cuando sus usuarios dejan de usarlo?

Algo puede dejar de funcionar sólo parcialmente. O deja de servir para el propósito para el que fue creado pero servir perfectamente para otro propósito. Tenemos ejemplos de cosas que entran y salen del circuito de las cosas útiles, que toman la etiqueta de residuo para luego abandonarla.

Pero en el mundo de los aparatos electrónicos lo que pasa es que hay una ingente cantidad de ellos que entran en la categoría de residuo sin dejar de funcionar. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo considera basura electrónica cualquier dispositivo que use una fuente eléctrica que haya llegado al final de su vida útil. Flavia Fascendini se pregunta quién determina el final de la vida útil de un aparato. ¿Cuando un aparato pasa a ser obsoleto? Tim Tang cita un texto de Greenpeace según el cual la vida de un ordenador en 1997 era de 6 años y en 2006 se había reducido a los 2 años. ¿Qué está pasando? Sí, la potencia de los ordenadores aumenta rápidamente, pero ¿dejan de ser útiles? ¿En dos años es necesario tener un ordenador (o dispositivo electrónico) más potente? ¿Qué impulsa esa necesidad? De una parte el software, que se amolda a la nueva potencia y cuyos desarrolladores no se preocupan de aprovechar las posibilidades del hardware. De otra publicidad de la industria y su resonancia mediática que induce a pensar que algo es obsoleto porqué existe ya algo “más potente”, “mejor” o “más a la última”. Y el propio aparato, que puede tener materiales y acabados de mala calidad que favorecen que se estropee.

James Wallbank fue capaz de ver este fenómeno desde otra perspectiva y redactó en septiembre de 2007 el Manifiesto del portátil a cero dólares (Zero Dollar Laptop Manifesto) que presenta también al Congreso. Con él hace que tomemos conciencia que cada año están disponibles miles de portátiles coste cero, desechados por sus anteriores usuarios que se han comprado uno nuevo. Los portátiles a coste cero aumentan también cada año de potencia y prestaciones.

Así el final de la vida útil de un aparato es cuestionado. Siguiendo la metáfora de Flavia Fascendini, los dispositivos electrónicos podrían tener 7 vidas (al menos) como los gatos. Ella cita varias experiencias de recuperación de ordenadores para la educación, las organizaciones no gubernamentales y distintos sectores sociales en Brasil, Argentina, Chile o Colombia.

Para prolongar la vida de un aparato una cuestión clave es el software que usa, algo en lo que coinciden todos los autores citados. ¿Por qué nos empeñamos en aumentar la potencia del hardware y la desaprovechamos con un software poco optimizado? Hay mucho margen de mejora del software que prolongaría la vida de los aparatos. En general el software libre aprovecha mucho mejor el hardware y es más configurable en función de la potencia del equipo.

Pero ¿Qué pasa con todos esos aparatos que, convertidos en residuo, entran en el proceso de reciclaje? (si no es que acaban en vertederos). Pues bien, parece que viajan de los países “industrializados” a los países “en vías de desarrollo”. Muy especialmente viajan a China. Tim Tang,citando un informe de Greenpeace entre otros, habla de toneladas de residuos que viajan desde EUA y Canadá a China, a ciudades como Guiyu dónde son tratados bajo condiciones de inseguridad para las personas y el medio. ¿Se reciclan? Básicamente se separan los materiales más valiosos y que pueden entrar de nuevo en la indústria como el cobre, plata, oro, paladio o el platino. ¿Qué pasa con los materiales recuperables pero que no resulta rentable separar y tratar? Flavia Fascendini considera que su procesamiento tendría que estar subvencionado.

Y ¿qué pasa con lo que no es recuperable o es muy difícil de recuperar? Aquí el problema viene del origen. En el diseño y producción de aparatos que no tienen en cuenta el final de su vida útil. La misma industria que produce dispositivos para que estén en la cresta de la ola de la novedad tecnológica y pasar rápidamente a la obsolescencia usa materiales muy contaminantes y combinaciones muy difíciles de separar en su posterior proceso de reciclaje. Justo la industria que, por su propia dinámica, tiene más próximo el final de la vida útil de sus aparatos es la que desprecia lo que va a pasar con ellos. Desplazar un supuesto reciclaje a países dónde la protección de la salud y la contaminación del medio están desregulados, o la regulación no se cumple, es esconder el problema.

Reciclar no es pues la mejor solución. Y menos si el supuesto reciclaje se hace en malas condiciones y no es completo. Como señala el acrónimo ecologista de las 3 “R” el orden de prioridades es: Reducir, Reutilizar, Reciclar. “Reducir” produciendo dispositivos con materiales reciclables y no contaminantes para los que esté prevista su separación y también prolongando la vida de los aparatos mediante un software más eficiente. Y “Reutilizar” los aparatos desechados por sus usuarios para otros usos que no requieran la misma potencia.

Enviado por  kazbayadum
http://enlloc.net/hkp/w/index.php/Wlog:%C2%BFQu%C3%A9_es_basura%3F_%C2%BFEs_malo_el_reciclaje%3F_Las_7_vidas_de_los_aparatos/es

Luther Blisset

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s