La agricultura que puede terminar con el hambre

Cada vez parece más evidente que la industria de la alimentación ha logrado concentrar los recursos y aumentar beneficios para una pequeña parte del ciclo alimentario, las multinacionales de la producción y la distribución, pero no ha sido capaz de acabar con el hambre, a pesar del gran excedente alimentario(la FAO recuerda que hasta el 40% de los alimentos se terminan perdiendo).

Otro organismo internacional, la Conferencia sobre Comercio y Desarrollo de las Naciones Unidas (UNCTAD) estudia en estos últimos años las posibilidades de aplicar la agricultura ecológica a los países del Sur. Los monocultivos de la Industria han hecho mucho daño a la soberanía alimentaria y a los recursos naturales de países latinoamericanos, africanos o asiáticos. Frente a ello, la agricultura ecológica es un sistema de producción basado en la gestión de un agro-ecosistema activo en lugar de la adición de productos externos, y que pone en práctica conocimientos tanto tradicionales como científicos.

Los informes que presenta el UNCTAD dejan claro que la agricultura ecológica consigue mejores resultados que la mayoría de los sistemas de producción convencional, y que cuenta conmás probabilidades de resultar sostenible a largo plazo. Nuevas muestras evidencian que las prácticas ecológicas que se están llevando a cabo en África aumentan las cosechas, mejoran la calidad del suelo y favorecen la economía de los pequeños agricultores. Todo esto está recogido en el informe de las Naciones Unidas “Agricultura Ecológica y Seguridad Alimentaria en África”. El estudio llevado a cabo por el Programa Medioambiental de las Naciones Unidas sugiere que la agricultura ecológica a pequeña escala puede producir mayores cosechas, lo que se creía que solamente podía lograrse mediante la agricultura industrial, sin los costes medioambientales y sociales que esta última conlleva. Mediante un análisis de proyectos en 24 países africanos se demostró que las cosechas se habían duplicado en los campos en que se ponían en práctica los métodos de cultivo ecológico. Este aumento de la cosecha supuso un 128% en el Este de África. Pero además, la agricultura ecológica supone también importantes beneficios medioambientales como la mejora de la fertilidad de la tierra, mejor retención de agua y resistencia ante las sequías. Así pues, la agricultura ecológica se va mostrando como la mejor herramienta para romper el círculo de pobreza y malnutrición que asola a multitud de países. La Industria de la alimentación, mientras, presiona con los métodos de siempre, a pesar de mostrarse inútiles: una agricultura cada vez más mecanizada y basada en organismos modificados genéticamente.

Extraido de consumehastamorir.com

Luther blisset

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s