Tren de alta voracidad

En contra de lo que muchos/as exponen, voy a defender las razones por las que me posiciono a favor de dicha infraestructura.

 

Estoy a favor porque defiendo a las instituciones que me facilitan una fácil limpieza de conciencia, adornando sus políticas con palabras como “sostenibilidad”, y evitan, no preguntándome, que se me ocurra cuestionar un modelo de sociedad basada en el expolio brutal a un planeta que no da más de sí, pero que se sustenta en que ¾ partes de la humanidad vivan en la pobreza. De este modo es más fácil que utilicemos no sólo los recursos que creemos que nos corresponden, sino los que corresponderían a esa mayoría de la humanidad.

Necesito seguir yendo a trabajar en coche, llevarlo a hacer mis compras a un centro comercial. Necesito más centrales térmicas de ciclo combinado o nucleares, para utilizar mi tecnología en cualquier momento y lugar.

Necesito unas instituciones que a la vez que proclaman que los vascos/as seremos lo que queramos ser, me oculten los siguientes siguientes datos:

1. Desinformación e imposición

Los resultados de la encuesta de opinión sobre el TAV en los municipios afectados confirman que una gran mayoría de la población (71%) considera insuficiente la información facilitada por las instituciones y parcial y carente de objetividad.

2. Un proyecto al servicio de las multinacionales

Euskal Herria es un eslabón más en la red de comunicaciones que el neoliberalismo exige para imponer su modelo. Demanda más autopistas terrestres, marítimas como Jaizkibel o Santurtzi (con sus 30 millones T. al año genera el 40% del tráfico de mercancías en la CAV), trenes de Alta Velocidad para sacar esas mercacncias del puerto y distribuirlas rápida y eficazmente… Los intereses de una minoría exigen la degradación de nuestro entorno en perjuicio de la comunidad.

3. El costo del TAV es impresionante

Se estima un coste de unos 6.000 millones de euros, un dinero que aportaremos entre todos para beneficio de las multinacionales. Esta cifra es el equivalente al presupuesto de la CAV en todo un año.

Cabe destacar que en 2005, el presupuesto de la CAV a Ayudas Sociales fue de 74 millones, a Viviendas Sociales 60 millones, a Salud Pública 23,7 millones… De 160.000 parados/as, 100.000 no cobran nada y de los 60.000 restantes, 40.000 cobran subsidios que no llegan al salario mínimo.

4. Ocasionará daños irreparables al medio ambiente

Con sus 460 km es un proyecto que afectará a la totalidad de Euskal Herria, creando una barrera artificial que separe los términos municipales, dividiendo valles que serán convertidos en escombreras cuando se vacíen los túneles.

Los movimientos de tierra previstos significarán la mitad del movimiento de tierras que ha supuesto la construcción de nuevas infraestructuras en la CAV en los últimos 20 años.

 

El 65% de la “Y” transcurre por viaducto o túnel, peligrando las aguas subterráneas (especialmente en terrenos kársticos) con lo que se agiganta la ocupación de suelos para escombreras y se disparan los costes se construcción y demanda de cemento, apertura y sobreexplotación de canteras…

Lo impactos en entornos naturales de singular belleza serán especialmente graves en zonas como Aramaio, Udalaitz, entorno del Parque Natural de Urkiola, sierra de Aralar, bosques de Altzania, humedales de Arkaute y Salburua, los ríos Urumea y Zadorra, Oria entre Itsasondo y Alegia Uribarri-Gamboa, los robledales y hayedos de Albertia, encinares de Aramaio y Garagartza, acceso de mercancías en el futuro Puerto Exterior de Jaizkibel, Santurtzi, entornos de Angiozar, Iguria, Atxondo, Eskoriatza, Zornotza, Antzuola, tramo de Hernani a Behobia… por poner unos ejemplos.

Los 105 km. de túneles sólo en la CAV auguran gravísimos impactos sobre la hidrología. Además de habilitar pistas asfaltadas de acceso a túneles e instalaciones anejas, se deberán construir por razones de seguridad en los túneles de más de 1,5 Km, galerías de emergencia paralelas taladrando la montaña. Todo esto supondrá un impacto paisajístico, de talas, voladuras, contaminación de aguas, desvíos de regatas, erosión y pérdida de tierras féryiles, tránsito de camiones, derroche de energía, contaminación acústica y atmosférica… En cuanto a las escombreras que habrá que crear, comentar que el volumen destinado a vertederos es de 16 millones cúbicos, siendo la superficie de escombreras 518 hectáreas (según el propio Ministerio de Fomento)

La necesidad de áridos para hormigones de túnel será de 4,1 millones de toneladas, por lo que la demanda de canteras será enorme.

IMPACTO SONORO: El estudio Informativo de la “Y vasca” prevé que “…en un pasillo de 250 m. a cada lado de la vía podrán llegarse a niveles de hasta 79 decibelios”, sobrepasando los límites aceptables, lo que supondrá una disminución de la calidad de vida de los ciudadanos.

5. La alta velocidad es contaminante
Consume grandes cantidades de energía y es la causa de enormes costes de contaminación derivados de la producción de energía eléctrica en centrales térmicas y nucleares.

El TAV devora energía produciéndose un incremento exponencial del consumo energético, aumentándose al cubo de la velocidad.

En el informe “Hacia la Reconversión Ecológica del Transporte en España”, encargado por el MOPTMA (actual Ministerio de Fomento) se advierte que “el AVE y el avión constituyen los medios de mayor consumo energético”

Otros estudios como el de Wolfang Zangel, Dr en Ingeniería, Sociología y Política y miembro de la Sociedad para la investigación Ecológica de Alemania refuerzan estas tesis.

Entre tanto, el Gobierno Vasco aporta cifras sorprendentemente bajas de emisiones de CO2 del TAV… cifras que corresponden al TGV francés, donde el 75% de la energía es de origen ¡nuclear!

Finalmente, es de agradecer que en la CAV exista una enorme ocultación de datos, hasta el punto de que aunque las obras ya han comenzado, el TAV sea un absoluto tabú en medios de comunicación y declaraciones públicas de diferentes estamentos políticos.

Por cierto, en el 2004 las estaciones de Alonsótegi, Zornotza, Baracaldo, Portugalete, Basauri, Bilbao, Durango, Erandio, Zierbena, Beasain, Donosita, Eibar, Lezo, Arrasate, u Orereta, registraron en 35 ocasiones promedios diarios de partículas en suspensión nocivas para la salud humana. Muchos de éstos municipios, además, serán afectados por el TAV.

Alternativa a éste proyecto

La alternativa no pasa por reducir algo el número de km, o el número de túneles o porque el TAV pase por una zona u otra, ya que las agresiones siguen siendo brutales. Tampoco pasa por ponernos a gestionar los problemas de tráfico que genera el capital con sus mercancías. Pasa por otro modo global de concebir la sociedad, el modo de producción, de consumir y de vivir.

Pasa en definitiva por la cercanía, el producir a escala más pequeña en función de las necesidades y no del beneficio de unos pocos teniendo en cuenta nuestros recursos y necesidades de un modo racional, sin grandes aparatos comerciales y en armonía con la naturaleza y sin que tengamos que expoliar los recursos y el entorno del resto de la humanidad.

(extraido de la sección “Oinez” de la revista Goitibera)

Más información: AHT ren aurkako Asanblada www.sindominio.net/ahtez

Luther Blisset

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s